martes, 8 de julio de 2008

Indignado

Es así como me siento, muy indignado. ¿Qué fue lo sucedido? Paso a comentarles. Hoy amanecí con 38º de fiebre y un poco de dolor de garganta. Típico estado gripal. Me comunico con la agencia para la cual trabajo (en verdad no lo hago dentro de la misma, sino que brindo tareas para un banco español, gallego más precisamente) y le indico a la chica que me atiende que no iba a poder presentarme a trabajar debido a mi estado de salud. Pregunto si me enviarán un médico laboral a mi domicilio para que constate que verdaderamente no me encuentro en condiciones de ir, a lo que me responden que no, que la agencia no envía médico, que yo me tengo que encargar de “esas cosas”. Perfecto. Algo indignado, me comunico a mi obra social (la que me corresponde por el trabajo) y se genera la siguiente conversación con una muy amable señorita.

- Hola, buenos días, quisiera solicitar un médico a domicilio.

- Sepa disculpar señor, pero el servicio de médico a domicilio ha colapsado, no se le podrá brindar.

- ¿¿Cómo que ha colapsado??

- Si señor, ha colapsado, solo se envía médico en caso de riesgo de vida, deberá acercarse a la clínica más cercana a su domicilio.

- Bueno, gracias. Hasta luego.

Le iba a explicar a la mujer que yo sentía que esta gripe podía matarme, pero desistí por el solo hecho de no querer entrar en discusión. Me comunico nuevamente con mi empleador (el gran responsable en todo esto, ya que debería brindarme un médico a domicilio) y me explica que no pueden hacer nada, que me acerque hasta la clínica más cercana que tenga. Finalmente tomé coraje (y lo que costó, por dios) y fui hasta la misma. No los aburriré comentándoles los detalles de todo lo que sucedió en esas tres horas que estuve fuera de casa, pero quiero que sepan que agradezco poder haber regresado sano y salvo.

Lo que me deja todo esto es la terrible BUROCRACIA que existe con estos temas. No comprendo como un empleador no pueda brindar un médico a domicilio, cuando la mayoría en verdad lo hace. Me pregunto: una mujer embarazada, que se encuentra con fiebre y sin poder levantarse de la cama…¿es lógico que se tenga que acercar hasta una clínica para conseguir un certificado y lograr que no le descuenten el día?.

Basta, mejor no nos amarguemos más. Espero no haberlos aburrido, pero quería que sepan lo indignado que me encuentro. Se que hay cosas mucho peores, pero esto fue lo que me hizo indignar hoy. Si lo desean, pueden brindar su opinión al respecto.

Que sigan bien!

3 comentarios:

eva dijo...

Ramiro, espero que te mejores, y no me extraña tu indignación, sólo esa burocracia hace que uno si está mal se ponga peor.
Saludos

El Errante dijo...

Son los destellos del brillante mundo globalizado del cual tenemos dicha de saborear día a día y de a poco nos va envenenando convirtiéndonos en gusanos inexpresivos y grises.

Visitaré tú blog.

Prometido.

Saludos amigo.

Ojos de atorrante... dijo...

Querido Ramiro...solo seré sintético y te lo diré con una frase de Weber: "la burocracia es una jaula de hierro", (a la cual le agrego) de la cual casi nunca se puede salir.

Saludos.